Tetas grandes en youtube. Es brasileña y se llama Hariel Ferrari.

0 views
|
La youtuber mas tetuda de la plataforma. Es brasileña y se llama Hariel Ferrari. No, tener tetas grandes no es una broma. Al contrario, es un verdadero dolor de cabeza. A lo largo de los años, te has acostumbrado a tener dos parejas que han crecido más allá de sus posibilidades y pueden volver a hacerlo a tiempo si decides ser madre o si tu menstruación va bien. El universo no está hecho para estar fuera del tamaño universal y ser aceptado por todos, pero es tu turno. No te desesperes. Hay muchos de nosotros que sufrimos en silencio el efecto “ojalá fuera plana”. Pero aquí estamos, con un par de buenos puntos para hacer, que no hay injusticia textil que nos lo pueda quitar. Las migajas de un bocadillo, las cáscaras de las nueces, la salsa que se derrama de tus perros calientes… No importa lo que ingieras, sus restos aparecerán eventualmente cuando te quites el sostén al llegar a casa. No falla. Porque los que te quedan bien son de anciana o te cuestan un brazo y una pierna. Las etiquetas más asequibles piensan que pasar de 95 es demasiado y, además, suelen poner relleno en la mayoría de sus prendas. La cantidad de cifras y letras que acompañan la selección de un sostén merece una nota aparte. Requiere, al menos, haber hecho un máster antes para conseguir la talla adecuada y no morir en el intento. Lo más probable es que aún no puedas abrochar tu sostén a toda la espalda y aún así te las arregles para girarlo de frente, ¿no? Un clásico que recuerdas de cuando empezaste a tener dos bultos en tu cuerpo a los 13 años. Desde ese mismo momento supiste que la mirada de muchas charlas llegaría a enfocar dos manos debajo de tus ojos. Es imposible llevar el cinturón de seguridad con dignidad sin que te juren en arameo por el roce. No importa cómo intente ajustarlo, nunca le será conveniente. A menos que hayas tenido la suerte de encontrar el tesoro de una buena camiseta deportiva para sujetarlos correctamente, cada vez que decidas correr o saltar tu intuición te empujará a poner las manos en el pecho para evitar males mayores. Olvídate de llevar escotes escotados y de mantener la espalda en alto, sobre todo porque ni siquiera piensas en saltar a la calle sin sujetador, y aunque la industria de la ropa ha intentado reemplazarlos, sabes que necesitas un buen par de tirantes si no quieres que acaben a la altura de tu vientre. Tus tetas llegan a la persona que estás abrazando dos minutos antes que el resto de tu figura… Sí, señores, las tetas también sudan. Y, además, dejan un rastro bastante descarado… La mayoría descartada porque, para empezar, tienen relleno. Todas las que se atan alrededor de tu cuello ya sea si quieres mantener tus cervicales intactas… Las que no tienen correas terminarán a la altura de los tobillos, y las que tienen volantes subirán dos o tres tallas. Así que tendrás, de nuevo, las tallas de las damas y no mucho más. La persona que tuvo la gran idea de que las partes del bikini se podían comprar por separado debería tener un monumento en cada plaza. ¿Cuántos años hemos pasado teniendo que poner tijeras en nuestra ropa interior para que nos quepan en el culo? Demasiados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.